Parejas Comprometidas – Parejas Estériles

La relación de pareja nos ofrece un medio para evolucionar y ser felices también nos ofrece un lugar para estancarnos y sufrir.

El tiempo y el nivel de compromiso que dedicamos durante el noviazgo a nuestra pareja, así como la visión de construir juntos una relación significativa que pudiera permanecer y trascender las crisis de la vida, nos motivaron a mantenernos juntos y dio origen al estilo de pareja que actualmente tenemos.

La relación de pareja se despliega a lo largo de un ciclo vital al igual que las familias y los individuos, cada etapa de este ciclo vital de la pareja tiene características y tareas de desarrollo que completar para poder construir una relación madura y estable que trascienda las crisis normales de la vida y pueda mantenerse hasta el final de nuestras vidas. Cuando se falla en completar alguna de estas tareas y la pareja se estanca en etapas tempranas surgen conflictos los cuales se manifiestan a través de conductas disfuncionales como las adicciones, la violencia, la infidelidad y las disfunciones sexuales entre muchas otras, y aparecen síntomas como la depresión y la ansiedad, además de la falta de sentido, lo cual precipita una crisis existencial y un cuestionamiento a la propia identidad y a la de nuestra pareja.

La vida nos provee de experiencias significativas para evolucionar y fortalecernos interiormente, al aprender de ellas, entre estas podemos enfatizar que la relación de pareja es una de las mas significativas y una de las que mas nos exige, enfrentándonos a uno de los temores mas profundos que como seres humanos tenemos, el temor a ser abandonados y rechazados. En la relación de pareja podemos experimentar un continuo movimiento, casi como una baile delicado y continuo, entre estar cerca y estar lejos, al aprender a sostener este delicado equilibrio podemos experimentar estabilidad y crecimiento, al romperse surgen conflictos y dolor.

Así como existen parejas comprometidas y que encuentran en su relación un lugar de evolución, de aprendizaje y renovación, también existen parejas desgraciadamente la mayoría, que en su relación encuentran un lugar de estancamiento, sufrimiento y frustración. Entre muchos otros factores una de las causas tiene que ver con el nivel de compromiso y la manera en que esta pareja definió el estilo de relación es decir su contrato de pareja. Cuando hablamos de contrato de pareja nos referimos a un acuerdo que implica varios niveles de interacción y compromiso y que determina el proceso de la pareja a lo largo de su ciclo vital, así como la calidad de la relación.

Cuando una pareja inicia su relación ambos participantes determinan el modo, las normas y los roles de cada uno de ellos para favorecer el proyecto común que ambos irán planteando durante este tiempo inicial. De igual manera a nivel verbal como no verbal, determinaran las reglas de la relación, y lo harán a través de un lenguaje muy sutil y otras de un modo firme y directo, y todas estas interacciones determinaran el futuro de la relación. En un plano consciente la pareja comparte y determina lo que desea del otro, ambos buscan acomodarse y moldearse para facilitar la dinámica de la relación, sobre todo si la pareja se encuentra enamorada y en una fase de idealización donde acepta todo lo que el otro dice y necesita. Simultáneamente en un plano consciente pero no verbal izado las parejas conservan lo que esperan del otro y no se atreven a manifestar abiertamente, aquí podemos encontrar las expectativas puestas por la familia de origen, la cultura y que se espera que el otro cumpla aun sin pedírselo, como dejar el mando y el control a el hombre porque así se espera en nuestra cultura, o visitar acierto familiar todos los domingos, porque así es la costumbre familiar y se espera que el cónyuge lo acepte y asimile por el equilibrio de la relación. En otro nivel en el plano inconsciente se depositan las carencias mas profundas de afecto y aceptación en la pareja y se tiene la expectativa de que el otro satisfacera estas necesidades a para complementar a el otro. Estas necesidades provienen de la infancia y se manifiesta como la necesidad mas profunda que vincula a las parejas en un plano inconsciente, es lo que favorece la atracción mas profunda entre las parejas y en ocasiones el tipo de vinculación tiene características destructivas como en las parejas donde existe violencia, y en las parejas codependientes.

La dinámica de la relación de pareja a lo largo de su ciclo vital es cambiante y modificable tanto por los factores externos como por los cambios que se presentan internamente, en cada etapa se necesita revisar y actualizar el contrato de pareja, conforme evolucionamos y las circunstancias cambian el contrato inicial va quedando obsoleto, cuando las parejas se atreven a replantearse sus necesidades por medio de un dialogo abierto y empático podrán avanzar en su relación. De lo contrario la razón por la que se unieron al no ser reflexionada y actualizada creara un estado de aburrimiento, apatía y estancamiento en la relación. Talvez las parejas que conservan su intensidad y aprenden a mantener su espacio para evolucionar, sentirse apreciados y favorecer su identidad, además de su sentido de vida, son aquellas que continuamente están revisando y actualizando su contrato. Si pensamos en la dinámica de nuestra relación de pareja y valoramos el nivel de satisfacción, compromiso y comunicación podremos encontrar que en la medida en que revisamos y actualizamos nuestro compromiso podremos tener mas intimidad y satisfacción.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo