¡Gente Distraída!

“La capacidad de estar atentos es fundamental para el aprendizaje y la evolución personal, es un ingrediente básico en la posibilidad de estar presentes y concentrados en los retos que nos presenta la vida”



Existen personas que se distraen más fácilmente que otras cuando están realizando una tarea o simplemente su estilo de enfrentar los retos o de estar presentes, son diferentes al de aquellos que tienen la capacidad de mantenerse concentrados por más largos períodos de tiempo y ante los demás aparecen como atentos y los otros como dispersos ante los ojos de las personas que les rodean.


Algunas investigaciones recientes en el campo de la neuropsicología sugieren que estas conductas de estar atentos o de distraerse con facilidad tiene que ver con el volumen de materia gris en algunas áreas del cerebro encargadas de mantener la atención.

La materia gris es un componente fundamental del sistema nervioso central y está distribuida en varias regiones entre las que se encuentran las encargadas del control muscular, la percepción sensorial, la memoria y las emociones. En la medida que el cerebro madura la cantidad de materia gris se reducirá para favorecer algunas funciones más sofisticadas y las terminales nerviosas se irán especializando por lo que en estos estudios se asocia la cantidad alta de materia gris con un cerebro menos maduro. En estos estudios realizados en Inglaterra se encontró que la diferencia más obvia en la estructura cerebral de los más distraídos, de acuerdo al grupo de sujetos que estudiaron y que valoraron por medio de cuestionarios y observación al realizar ciertas tareas durante tiempos determinados, en contraste con los más atentos, era el volumen de materia gris en una región del cerebro llamada lóbulo parietal superior izquierdo. Los más distraídos tenían más materia gris en esta área. Lo que sugiere un componente eminentemente biológico en este tipo de conductas sin embargo al estudiar la etiología de las personas con trastorno por déficit de atención no se encuentra un patrón unificador en las estructuras cerebrales que unifique los criterios diagnósticos y aparecen diferentes niveles de déficit con explicaciones multifactoriales, así que no podemos concluir que la capacidad de atención y concentración sea determinado únicamente por factores biológicos, también encontramos personas con aparente atención dispersa en las que tienen una tipología centrada en el modo intuitivo y que su tendencia a procesar la realidad por medio de su hemisferio derecho las mueve a buscar explicaciones en su experiencia interior y ante los demás aparecen como ausentes, despistadas y diferentes al común de las personas, entre ellos frecuentemente encontramos a algunos artistas plásticos, visionarios, literatos, científicos , los cuales nos llaman la atención por su manera poco común de estar en el mundo.


Por otro lado también podemos encontrar el impacto medio ambiental y de los hábitos personales en la capacidad de atención y concentración, es fácil saber que alguien que no duerme bien tendrá dificultades para concentrarse y mantenerse atento. Al igual que los factores nutrimentales es decir el tipo y la calidad de los alimentos que las personas ingieren determinan en un porcentaje alto estas capacidades. Cuando alguien atraviesa por una crisis o una situación de cambio puede afectar estas funciones sobre los acontecimientos rutinarios debido a que su mente se focalizara en buscar soluciones al problema principal el cual está generando la crisis, y los acontecimientos de la vida diaria pasan a un segundo término, así que su conducta que está centrada en otra situación tomara entonces a esta persona y estará distraída y tendrá dificultades para atender su vida cotidiana presentando olvidos, mezclando las situaciones y cometiendo errores, y aparecerá ante los demás como alguien que no está aquí. Como se dice coloquialmente “anda en la luna”.


Existen factores que tienen que ver con un deterioro propio de la edad y también aparecen como distraídos o si capacidad de atención y concentración, empiezan a fácilmente a olvidar cosas, situaciones, compromisos y lentamente se van aislando y dejando sus actividades comunes.

Existen actividades que fortalecen la actividad mental y favorecen la capacidad de atención y concentración, una de ellas se la lectura, las personas que leen frecuentemente y que han desarrollado este maravilloso habito como parte de su estilo de vida tendrán una vida mental de mejor calidad y a más largo plazo que aquellos que no han aprendido a cultivar este magnífico regalo que nos ofrece la cultura.

Muchas veces la dispersión tiene que ver con malas experiencias escolares en la infancia y así como en quienes el ejercicio regular mantiene un cuerpo sano, la falta de este deteriora la masa muscular, la flexibilidad de las articulaciones y algunos procesos metabólicos. También la falta de estimulación mental tendrá un impacto directo en la fortaleza y el funcionamiento de nuestra mente. Necesitamos ejercitarla al igual que lo hacemos con el cuerpo de otro modo esta sufrirá las consecuencias de la falta de uso. Otra actividad extraordinaria para fortalecer nuestra mente y especialmente la capacidad de atención es la meditación en todas sus formas, esta disciplina forma parte de un estilo de vida de quienes buscan desarrollarse integralmente, en muchas culturas sobre todo en el Asia es enseñada como parte de la vida y al observar a estas personas y pueblos vemos con claridad su capacidad para mantener su atención en las metas y objetivos que se proponen dando como resultado países en crecimiento continuo y orgullosos de su estabilidad.


Es importante entrenar nuestra mente para que aprenda a poner atención a lo que nos rodea en el aquí y el ahora. En la actualidad esto no es fácil de hacer, debido a los múltiples estímulos que constantemente están a nuestro alrededor, además de que vivimos en un mundo donde se valora a las personas que son capaces de hacer varias cosas a la vez. Manejamos el carro, mientras planeamos el día, o conversamos con alguien, y muchas veces escuchamos la radio. Comemos mientras leemos el periódico. Los estudiantes realizan sus tareas escolares y al mismo tiempo escuchan música, ven la tv o están pendientes de la computadora donde tienen abiertas conversaciones con varias decenas de personas en las redes sociales. No debería sorprendernos que para muchos sea común no acordarse de que lo que hicieron unos minutos antes si necesitan salir rápidamente a enfrentar algún otro reto de la vida. Normalmente estamos ocupados viviendo fragmentos de la vida y dejamos de prestar atención a lo que es realmente importante que es nuestra vida personal y a cultivar nuestro interior. Muchas veces se vive en las fantasías de lo que deberíamos lograr o ser, otras en el pasado alimentado por los recuerdos agradables y otros no tanto, también con la esperanza en el futuro añorando lo que podría ser. El último refugio y el más real es la atención centrada en el aquí y el ahora, para muchos es impactante y para otros fuente de miedo.



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo