Efectos Psicológicos del Alcohol

“Cada persona reacciona en forma diferente a los efectos iniciales del alcohol, sin embargo al aumentar la cantidad encontramos una respuesta similar en la que se puede apreciar con claridad la capacidad depresora de esta droga psicotrópica.”




El alcohol es una droga psicotrópica que tiene un efecto aparentemente paradójico en quien la consume debido a que en un inicio se tiene la sensación de desinhibición y euforia sin embargo el efecto principal del alcohol es el de un depresor del sistema nervioso, produciendo un estado de inhibición y pérdida del control motor conforme se aumenta la dosis.


Para muchas personas el uso del alcohol va asociado a la diversión y la socialización, nuestro medio fomenta su consumo para casi cualquier actividad ya sea deportiva, cultural o social, es una costumbre que se remonta a los orígenes de la humanidad y forma parte de la historia de todas las culturas. Aprendemos a relacionar su consumo con situaciones que van desde un ritual religioso, el cierre de un negocio, la promesa de amor eterno, sellar una amistad, significar un pacto o alianza para fortalecer la pertenencia a un grupo, es decir forma parte esencial de múltiples rituales en los cuales se activan emociones muy profundas. El ciclo vital de las personas, y grupos se despliega a lo largo de fases y situaciones de cambio en las cuales se activa la expresión de emociones que al ser enmarcadas alrededor del consumo del alcohol favorecerán la presencia de muchas facetas de acuerdo a la personalidad y circunstancias de cada protagonista. Las personas brindan por la amistad, por los recién casados, por la Navidad, por el año nuevo, por las cosas buenas y malas, por todo. Es una forma de vivir de compartir de expresar emociones, afectos.



El efecto psicológico y físico del alcohol en las personas depende de muchos factores, y podemos entender que en la medida en que la concentración de este en un organismo es mayor, los efectos serán más fácilmente identificables, la absorción del alcohol ocurre en todo el sistema gastrointestinal y con rapidez es transportado a otros sistemas donde su efecto es observable. La rapidez de absorción dependerá de las condiciones del tracto digestivo, si esta vacio o si contiene comida con concentraciones altas de grasa lo que reducirá la velocidad y por lo tanto los efectos de intoxicación. También dependerá de la concentración de alcohol en la bebida que se ingiere y de las cantidades, no es lo mismo un licor destilado como el Whiskey o Tequila, donde este proceso permite concentraciones muy altas de alcohol, al del vino o la cerveza donde el proceso de fermentación dará una concentraciones menor, esto será otro factor en la experiencia subjetiva al estar tomando y sintiendo la intoxicación paulatina mientras se convive en una reunión y se permite dejar salir las emociones que están presentes en ese momento en quien está tomando. El alcohol tiene propiedades depresoras que afectan al organismo a nivel conductual y que en la medida que sus concentraciones son mayores estas van observándose con toda claridad por quien está alrededor de la persona que se encuentra intoxicándose con el alcohol. Lo que se podría registrar es lo siguiente: en un principio no aparecen cambios observables. Al aumentar la concentración por medio de la ingesta de mas bebida se disminuye el tiempo de reacción(respuesta ante un estimulo) y aparecen cambios en el estado de ánimo generalmente se aprecia un nivel aumentado de euforia, esto se percibe como más facilidad de interacción social y sensación de felicidad acompañada de una conducta desinhibida. La persona se atreve a decir hacer o planear cosas con más valor. Y aparecen alteraciones en la capacidad de juicio. Conforme aumenta la concentración de alcohol en sangre por continuar tomando aparecerá una mayor pérdida de la coordinación motora y el control motor fino, mayor dificultad en el tiempo de reacción. Por esto el gran riesgo al manejar un automóvil o cualquier maquinaria que requiere concentración, coordinación motriz y capacidad de juicio. Con un nivel mayor de intoxicación. En esta fase son evidentes los efectos depresivos del alcohol y muchas personas se aíslan o empiezan a expresar emociones de tristeza, enojo, resentimiento y se tornan agresivas o simplemente lloran. Aparecen dificultades para hablar con claridad y aumenta la incoordinación motora. Si la dosis continua aumentando se puede llegar a un estado de mínimo control de las facultades mentales, seguido por un estado de inconsciencia, se puede quedar dormido. Y si los niveles de intoxicación son todavía mayores por las cantidades de ingesta puede presentarse una pérdida de consciencia. Un paro respiratorio y la muerte. Este proceso ocurre por las propiedades depresoras del alcohol sobre el organismo, la mayoría considera al alcohol como una sustancia recreacional y pocas veces reflexionamos sobre sus efectos psicotrópicos y fisiológicos tan potentes como cualquier otra droga ilícita. Cuando una persona la usa para poder sentir, expresar o solucionar sus dificultades personales es cuando observamos múltiples respuestas ante sus efectos iniciales, los cuáles son tan diversos como los conflictos de quienes lo consumen. Y no es el alcohol sino la naturaleza humana que se expresa estimulada por las propiedades de este lo que nos lleva a pensar que la reacción se debe a una situación misteriosa y casi al azar.



El alcohol en un principio actúa sobre la corteza cerebral inhibiendo la capacidad de juicio y afectando los centros de actividad motora fina. Sus propiedades depresoras actúan desde un inicio, lo que ocurre es que este efecto depresor sobre la corteza liberara los centros cerebrales más profundos los cuales regulan las emociones y los instintos básicos como la sexualidad, el hambre, la sed, y al liberarlos las personas experimentaran una sensación de libertad para expresar o satisfacer estas necesidades, y la sensación subjetiva será de libertad. Es común observar un mayor apetito, mas sed, conductas más intensas y desinhibidas en lo sexual y en lo social. Así que para la mayoría este nivel favorece la expresión de los conflictos y necesidades no resueltas activando un deseo por consumir para preservar este estado placentero, el problema aparece con las propiedades adictivas del alcohol combinadas con la predisposición genética a desarrollar un problema de alcoholismo. Otro factor es la tolerancia que se va desarrollando por el organismo a la ingesta del alcohol por lo que cada vez se requiere una mayor cantidad para provocar o activar las emociones buscadas. Al seguir tomando el efecto será cada vez más hacia la sensación depresora e inhibitoria generada por el alcohol y la sensación subjetiva será de cansancio, sueño, tendencia a aislarse y depresión.


Muchas personas toman para olvidar, para no sentir, para liberarse de las penas sin embargo su liberación o resolución de las mismas está en la interacción humana y no en el alcohol.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Instituto de Investigación en Procesos de Desarrollo Humano

Victoria 2117 sur. Col. Las Rosas, 35090 Gómez Palacio, Durango

prodehum_laguna@yahoo.com.mx

Teléfono: (871)714-15-29