Admirando a nuestra pareja reforzamos el sentido de estar juntos.

Al dejar de Admirar alguna parte o cualidad de nuestra pareja iniciamos un proceso de deterioro en la relación, se activan resentimientos y un vacio en el sentido de las motivaciones para permanecer juntos.

La Admiración es un elemento fundamental en una relación de pareja sana. Es el combustible que sostiene la unión de ambos integrantes y permite que la autoestima de la pareja se fortalezca en el diario luchar por la satisfacción de sus necesidades elementales y de trascendencia.

Durante el desarrollo psicológico temprano y a lo largo de toda nuestra existencia los seres humanos necesitamos de otras personas quienes al interactuar con nosotros van reforzando y ayudando a la consolidación de nuestro núcleo de identidad, por medio de su aceptación, cariño y estimulación. Esta es una de las razones por la que la ausencia de figuras parentales sanas y significativas en las épocas tempranas de estructuración de la personalidad generaran diversas psicopatologías y disfuncionalidades en la interacción humana futura. Y sobre todo en la autoestima la cual es indispensable para una relación estable y duradera. Al ir adquiriendo las habilidades propias de cada etapa de desarrollo como la motricidad, el lenguaje, la socialización, el manejo de las emociones entre muchas otras, las personas que se encargan de cuidar a este pequeño en proceso de consolidación reforzaran o inhibirán con su aprobación y admiración la motivación de continuar luchando por adquirir estas habilidades. Si observamos detenidamente estos procesos podemos darnos cuenta como la interacción entre los cuidadores y los pequeños son determinantes, observaremos como la aprobación y la admiración por los logros son parte de una misma ecuación. Desde pequeños necesitamos que alguien reafirme lo que hacemos y sobre todo que esta persona nos haga sentir por medio de su admiración lo importante que es lo que hacemos, aunque para quien no tiene un vinculo afectivo sea una cosa sin la menor importancia, para los involucrados si la tiene y en una gran medida. Si extrapolamos esta experiencia fundamental en el desarrollo psicológico de todas las personas, a la relación de pareja, podremos entender que durante el ciclo vital de toda pareja, se necesita de un espejeo mutuo sobre los logros y cualidades que ambos poseen. Entre las muchas variables que determinan la aceptación y dinámica de las parejas esta la atracción y admiración por parte de cada uno hacia el otro. Diríamos que, lo que atrae en un nivel consciente a las parejas es lo que admiramos en el otro, y esto puede ser su belleza, sus sentimientos, su inteligencia, su manera de relacionarse, sus habilidades, su manera de pensar, sus valores, su sentido del humor, su manera de relacionarse sexualmente, y así podríamos seguir enumerando muchísimas más, lo importante es reconocer que cuando dejamos de admirar alguna de estas cualidades o no encontramos algo que nos produzca algún tipo de admiración en nuestra pareja, es porque se termino o modifico la dinámica que en un inicio la unió y la fortaleció. Sera la señal de un peligro inminente de terminación de la relación, marcara una fase de estancamiento y deterioro, seguramente llevara a los involucrados a preguntarse sobre el sentido de estar juntos o tener un proyecto de pareja para continuar hacia el futuro. Si los padres no son capaces de reflejar su admiración por los logros de sus hijos estos perderán la motivación por seguir aprendiendo y realizando acciones para ser reconocidos, de igual manera si la pareja no es capaz de reflejar su admiración por lo que hace el otro, difícilmente la motivación por seguir luchando juntos se podrá mantener activada. Terminaran estancados, sintiéndose solos lo que genera resentimientos muy profundos hacia quien no es capaz de reconocer los grandes esfuerzos que cada uno de los seres humanos realizamos cada día para lograr un lugar en la sociedad y satisfacer las necesidades básicas de la familia desde el rol que cada uno eligió. La admiración es la consideración especial que se tiene por alguien en base a sus cualidades. Existen muchas frases que nos pueden ayudar a reflexionar sobre el tema y dicen: “El amor nace desde la admiración”, “Te tengo una gran admiración, por esto te tengo en mi corazón”, “La mejor admiración es la sabiduría que nos permite construir los espejos donde algún día deseamos vernos reflejados”.

Durante el ciclo vital de la pareja el nivel de admiración y amor se va modificando y reacomodando, en un inicio las relaciones de pareja están marcadas por una fase de idealización donde ambos admiran casi todo lo que provenga de su pareja, sin embargo al ir avanzando el tiempo, la pareja entrara en una fase de des idealización donde se empiezan a observar las cualidades y defectos del otro en un nivel mas real, para muchas parejas esto es difícil y activara conflictos que les tomara tiempo enfrentar y superar, en un principio todo era maravilloso y digno de admiración, y repentinamente las cosas empiezan a no ser tan maravillosas y aparecen dificultades, y al no ser procesadas surgen los resentimientos por que el otro ya no es lo que en un inicio enamoro a la pareja, sin embargo esta fase es indispensable y necesaria para llegar a una etapa más avanzada en la que se acepta a el otro con sus cualidades y defectos como un ser humano real con el cual se replantea el proyecto de pareja y se decide continuar adelante , y aquí es fundamental hacer un inventario personal y de la pareja para darnos cuenta que existen cosas que a pesar de todo podremos seguir admirando y reconociendo, lo cual fortalecerá el vinculo de unión entre estas dos personas. El sentido de admiración mutua sigue siendo necesario hasta el final del ciclo de pareja, permitirá que el reconocer y apreciar lo que hace el otro forme un ciclo de retroalimentación positiva donde al recibir una apreciación de la pareja nos motive a regresar con algún detalle la satisfacción que produce el sentirse apreciado y valorado por quien se eligió como compañero en el maravilloso viaje que es nuestra vida.

Algunas actividades que pueden ayudar: hacer una lista de las cualidades que admiramos en nuestra pareja y compartirlas en un momento de tranquilidad. Tomar la iniciativa en pensar cosas positivas sobre lo que nos une y reforzar el compromiso de cada día tener un pequeño detalle de apreciación hacia nuestra pareja. Recordemos que toma tiempo y un gran esfuerzo romper las rutinas negativas y más cuando afectan emocionalmente a los involucrados. Si empezamos por detalles pequeños será más sencillo, tengamos en cuenta que si estamos en pareja es porque en algún momento pudimos apreciar algo en el otro que nos motivo a querer estar en la relación y esto aun existe en algún lugar de la pareja, si tomamos consciencia alguien puede iniciar la búsqueda y reactivar la ilusión de una relación de más calidad para ambos.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo