top of page

Adultos Mayores Activos y Plenos

Por: Karina Denisse González Padilla


La mayoría de nosotros tenemos la fortuna de contar con algún adulto mayor en nuestras vidas, ya sea alguno de nuestros padres, tíos, abuelos, algún vecino o conocido muy cercano. Disfrutar de ellos es una gran fortuna, pues tienen una gran riqueza que aportar a nuestras vidas, su legado de sabiduría, experiencia, humor, fragilidad, inocencia y practicidad ante los conflictos les convierte en una fuente incuantificable de información para nuestro día a día. Históricamente, el adulto mayor ha sido respetado y valorado por estas razones, además de ser los fundadores de la familia y la sociedad. Sin embargo, a lo largo de los años, el adulto mayor va disminuyendo sus actividades, limitando su movilidad e independencia, lo que ocasiona deterioro de sus habilidades y bienestar tanto físico como emocional. Especialmente en sociedades como la nuestra, donde de acuerdo a la Ley Mexicana, al alcanzar los 60 años de edad ya se es considerado adulto mayor (Ley de Los Derechos de Las Personas Adultas Mayores, 2002). En muchas de las ocasiones es la misma sociedad quien comienza a truncar sus deseos de superación y crecimiento, al disminuir las formas en la que puede participar

activamente.


Durante la tercera edad, los humanos nos enfrentamos a situaciones que crean un desequilibrio en el desarrollo de las capacidades sociales, motoras, psicológicas y emocionales, derivando en padecimientos y situaciones que dañan su autoestima, salud física e incluso las relaciones con sus seres más cercanos -cónyuges, familiares, cuidadores y amistades. De acuerdo a la Teoría del Desarrollo psicosocial de Eric Erikson (2005), los adultos mayores se encuentran en la octava etapa o síntesis final de la vida, donde la integridad se confronta con la desesperanza y sobresale la sabiduría como forma de ver y sentir la vida. De esta misma forma, Erikson plantea que el adulto mayor considera el pasado y el presente al contemplar el futuro, y que, como todo es procesal, acumulativo, interdependiente, la vida puede no tener esa síntesis, ser desesperadamente no deseada, pues trae, en su contenido, todos los elementos distónicos y ritualizaciones desintegrantes.


Es así como las pérdidas de cónyuge y/o familiares, el cambio de rutina, pérdida de empleo, el deterioro de sus capacidades y la dependencia de otros adultos para la realización de actividades y desplazamiento, son factores que pueden provocar tristeza, frustración, sensación de desesperanza, ansiedad y depresión en el adulto mayor. La teoría de Erikson considera esta desesperanza como una crisis que puede representar una oportunidad para el desarrollo del adulto mayor, o bien un momento de regresividad. La respuesta dependerá tanto del adulto mayor como de aquellos de quienes depende, así como del trato y tipo de atención que reciba. La falta de atención oportuna, que garantice el desarrollo personal, profesional y emocional de los adultos mayores, presenta la oportunidad de la regresividad, al ocasionar deterioro de la salud en diferentes ámbitos.


A lo largo de la vejez, el adulto mayor se enfrentará a algún padecimiento emocional. La depresión puede pasarse por alto fácilmente, debido a que ellos mismos tienden a pedir menos ayuda, desconocimiento del padecimiento, así como dificultades para identificar sentimientos de desesperanza o tristeza al confundirlos con cansancio por el mismo deterioro de sus aptitudes físicas y el sedentarismo “propios de la edad”. La ansiedad se manifiesta en síntomas físicos que incluso pueden derivar en consultas médicas con tratamientos para los mismos, más no para la raíz. Estas manifestaciones en el cuerpo corresponden a la somatización, definida por Lipowski como una tendencia a experimentar y comunicar estrés somático en respuesta a estrés psicosocial y buscar ayuda médica.


Hoy más nunca debe considerarse nuevamente a los adultos mayores como la piedra angular de la sociedad y rendirles el honor que merecen. La Organización Mundial de la Salud estableció ésta como la La Década del Envejecimiento Saludable (2021-2030), que ofrece la oportunidad de aunar a los gobiernos, la sociedad civil, los organismos internacionales, los profesionales, las instituciones académicas, los medios de comunicación y el sector privado en torno a diez años de acción concertada, catalizadora y de colaboración para mejorar las vidas de las personas mayores, sus familias y las comunidades en las que viven. garantizar que todas las personas puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad y en un entorno saludable. (World Health Organization, 2022). Pero, ¿cómo podemos reintegrar a estos miembros a nuestra sociedad y proporcionarles herramientas para que, durante esta larga etapa de la vida, que puede convertirse en la más larga y superar incluso las tres décadas, tengan la oportunidad de vivir plenamente, ejercer su movilidad y autonomía, expresar su creatividad y ser miembros activos en sus círculos sociales y familiares?.


Es necesario reconocer que las capacidades físicas y emocionales disminuyen con la edad, pues obedecen a las leyes naturales de la vida, sin embargo es posible mantenerse activo y disfrutar de buena salud o mejorarla por medio de actividades que favorezcan el contínuo desarrollo de sus capacidades psicosociales, salud física, desarrollo psicomotor e incluso la exploración de nuevas áreas de crecimiento personal. En México el “Envejecimiento Saludable” es considerado en la Norma Oficial Mexicana NOM-167-SSA1-1997, como el proceso de fomentar y mantener la Capacidad Funcional que permite el bienestar en la Vejez.


Actualmente existen algunos centros orientados a la atención del adulto mayor, donde se facilita la socialización con personas de su misma edad, donde pueden compartir experiencias sobre las distintas etapas que han vivido. En estos centros se cuenta con atención especializada que les permite realizar actividades físicas de gran beneficio para el mantenimiento de sus habilidades motoras facilitando su independencia y que contribuyen a mejorar la autopercepción y por ende, su estado anímico. A cualquier edad es importante el ejercicio físico, sin estar excluida la adultez mayor, que se ve beneficiada al propiciar mayor coordinación, fuerza y equilibrio, ayudando a evitar las tan frecuentes caídas. Una ventaja adicional de mantenerse activo, es que reduce el insomnio y estrés, ayuda a mantener un peso adecuado, regular los horarios de ingesta de alimentos e incluso mejorar la respiración. Los centros de atención al adulto mayor cuentan con diversas actividades atendidas por profesionales que procuran y facilitan un paso digno por esta etapa de la vida, logrando que sea digna, saludable, activa y feliz.


Las actividades artísticas y de socialización. A través de la arteterapia también resulta en beneficios para los adultos mayores al ayudar a la motricidad fina, habilidades mentales, expresión oral, socialización e incluso como un medio de autorrealización con potencial económico. Como miembros de una sociedad donde gracias a los avances en salud, el porcentaje de adultos mayores va en aumento, debemos concientizarnos de nuestra responsabilidad afectiva y social, que permita y facilite el acceso a actividades que mejoren su calidad de vida y los ayuden a lograr un bienestar físico y emocional.


Bibliografía Consultada:

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, (2002). https://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LDPAM.pdf


Bordignon, N. A., (2005). El desarrollo psicosocial de Eric Erikson.El diagrama epigenético del adulto. Revista Lasallista de Investigación, 2(2), 50-63.


Lipowski, Z. J. (1988). Somatization: The concept and its clinical application. The American

Journal of Psychiatry, 145. https://ajp.psychiatryonline.org/doi/10.1176/ajp.145.11.1358


World Health Organization. (2022). Década del Envejecimiento Saludable (2021-2030). Www.who.int; World Health Organization.

https://www.who.int/es/initiatives/decade-of-healthy ageing#:~:text=La%20D%C3%A9cada%20 del%20Envejecimiento%20Saludable%20(2021%2D2030)%20ofrece%20la


Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-031-SSA3-2018, Asistencia Social. Prestación de Servicios de Asistencia Social a Adultos y Adultos Mayores en Situación de Riesgo y Vulnerabilidad., no. PROY-NOM-031-SSA3-2018, Diario Oficial de la Federación DOF (2019). https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5573764&fecha=27/09/2019#gsc.tab=0



 

Karina Denisse González Padilla


Soy Licenciada en Comercio Exterior de profesión y Maestra de Inglés por vocación, con más de 10 años de experiencia en el sector privado en primaria, secundaria y preparatoria. Coach conversacional en lengua extranjera (inglés) para el desarrollo de habilidades lingüísticas en adolescentes y adultos. Especialista en el desarrollo de habilidades de comunicación humana y literatura. Amante de la naturaleza y viajera de corazón.




Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes