¡PARA NO ESTAR SOLOS!

“La rutina y la falta de intimidad van deteriorando y apagando el erotismo en las parejas resultando en una dinámica aburrida y de gran insatisfacción para ambos”.

La relación de pareja puede llegar a etapas y momentos durante su ciclo vital donde la motivación para estar juntos se debilita y el deseo erótico pierde fuerza, dejando a los involucrados en una relación rutinaria, fría donde ambos sufren y el crecimiento como pareja se detiene, ninguno se anima a dejar a su compañero sin embargo estos pensamientos surgen frecuentemente, si me separo podría ser más feliz, encontrar una nueva forma de vivir, y a pesar de esto la rutina y la falta de decisión para la separación o el cambio de la dinámica de la relación de pareja los llevan a establecer una situación aparentemente sin conflicto, un contrato donde la insatisfacción está presente y ambos se sostienen para mantener apariencias o evitar conflictos. En esta dinámica la rutina, la falta de comunicación, la poca intimidad afectiva y sexual van deteriorando a la pareja y se activa un modo de relación donde el compromiso se centra en situaciones que están al rededor de la pareja mas no en el núcleo de esta, que a final de cuentas es la parte que determina la calidad de la relación y la cohesión de las parejas. Muchas veces la costumbre lleva a rigidizar las actividades de la pareja y su vida se despliega alrededor de conductas que evitan el contacto y el desarrollo de la pareja. Muchas veces las parejas se adaptan a un patrón de conducta donde la compañía del otro es importante solo si se mantiene en otro cuarto y cada uno ve su programa de tv, o duermen en recamaras separadas y así logran establecer una relación aparentemente estable y satisfactoria, casi como dos hermanos o familiares cercanos donde la intimidad y el erotismo no están activados. Siguen juntos mas no tienen vida intima en áreas como la sexualidad, la comunicación, o algún proyecto común donde requieran activar su interés por estar juntos y disfrutar intensamente alguna experiencia, la mayoría de las ocasiones no se divierten juntas y cada uno busca su espacio personal evitando en lo posible el involucrarse con su pareja. El comportamiento y evolución de las parejas se puede entender como parte de un ciclo dinámico que tiene su estructura en las etapas del ciclo vital individual y de pareja. Al pasar el tiempo se establece un proceso natural de evolución en la pareja y va desde la etapa de idealización donde el estar juntos es fundamental y la energía que se experimenta al estar cerca del amado es lo principal, en esta fase la pareja desea estar junta todo el tiempo. Al entrar en la siguiente etapa que tiene que ver con la posibilidad de establecer los límites, definir las tareas y los roles, así como establecer la relación con las familias de origen y las amistades, pasando por definir el manejo de lo económico, social y emocional, la pareja puede replantearse el contrato de la relación e iniciar con un funcionamiento rutinario donde los intereses se centran en otros aspectos diferentes a la relación y es precisamente con este descuido donde se inician estos patrones de deterioro en la calidad de la vida erótica e intima de las parejas, proyectándolas a una situación como las anteriormente descritas. Por otro lado la dinámica de la relación está íntimamente ligada al tipo de contrato con el que la pareja se vinculo y este es susceptible al cambio para facilitar la adaptación de la pareja al enfrentarse a los cambios externos e internos a los que se verá expuesto durante su desarrollo. Entonces podemos entender que algunas parejas al atravesar estas fases normales de su desarrollo realicen cambios en la dinámica del contrato y logran estabilizarse ante las crisis que enfrentan, algunas optaran por una relación sin intimidad, otras afectaran sus niveles de comunicación, muchas más se dedicaran a ser padres y olvidaran su espacio de pareja. Y como resultado su vida se centrara sobre la búsqueda personal de la satisfacción de algunas necesidades básicas y no en el desarrollo de la pareja como fue en un inicio en la fase de idealización donde el amor y el erotismo constituyeron el núcleo de la atracción y el sentido de estar juntos. Algunas de las dificultades que mantienen a estas parejas funcionando en estos niveles de distanciamiento e insatisfacción tienen que ver con la falta de comunicación y con la habituación a patrones rutinarios que en un principio son agradables y satisfacen las necesidades de la pareja, sin embargo al pasar el tiempo y no variarlos producen una sensación de tedio y falta de motivación, en donde muchas personas se refugian argumentando una falsa sensación de seguridad. La rutina en el amor y en la pareja se va creando al paso del tiempo y cada vez es más grande y difícil de modificar, recordemos que una de las principales reacciones en los seres humanos es la resistencia a los cambios. La evolución de la pareja da lugar a la aparición de nuevos sentimientos, emociones y necesidades, la expresión o satisfacción de estas no necesariamente requieren de la repetición de conductas o patrones de comportamiento. Las condiciones de exigencia actual sobre las personas para satisfacer sus necesidades las empuja a buscar controlar su entorno y el estrés generado favorece que el cariño se exprese a través de conductas monótonas. Se está con el otro mas no se vive con y para él. La ilusión y la alegría se van apagando lentamente. Se establece una vida rutinaria por comodidad, con un nivel bajo de compromiso por el otro, la iniciativa por hacer algo diferente es desalentada por las mismas pautas rutinarias. Si alguno se revela o se queja, surge una crisis en la relación que en estos casos se resolverá evitándola y yendo cada uno de los cónyuges a realizar su rutina para no tener que hablar del tema o enfrentarse a la necesidad de un cambio. Se hacen las cosas porque llevan mucho tiempo haciéndolas así y no se justifica algún cambio. Son actos meramente reflejos carentes de motivación, las parejas sobreviven cada día con su rutina y lentamente van dejando de vivir. La vida es cambio y si no aprendemos a asimilarlo, pasara el tiempo y al ver hacia atrás nos lamentaremos de lo que pudimos haber experimentado o disfrutado en compañía de quienes estuvieron a nuestro lado. La vida existe aquí y ahora, mientras la tengamos disfrutemos de las posibilidades infinitas que nos ofrece y si lo podemos hacer en pareja será más completo para nuestra evolución.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Instituto de Investigación en Procesos de Desarrollo Humano

Victoria 2117 sur. Col. Las Rosas, 35090 Gómez Palacio, Durango

prodehum_laguna@yahoo.com.mx

Teléfono: (871)714-15-29