Bienes Separados o Mancomunados - Juntos o Distantes

Las parejas de hoy enfrentan no solo su relación afectiva también se cuestiona sobre las implicaciones que lo legal y lo económico tiene en su dinámica y su historia como pareja.

Las implicaciones afectivas para una pareja que inicia su vida en común sobre el tipo de contrato legal y económico con el que se casaran tienen varios aspectos a considerar y reflexionar desde el punto de vista psicológico.

La familia tradicional basada en el matrimonio decidido por los padres, heterosexual, dominada por el varón, con profunda desigualdad legal y sexual entre los cónyuges, genero en los países industrializados durante el siglo pasado la aparición de una familia biparental con mayor igualdad legal y una sexualidad menos centrada en la reproducción. Por otra parte la oportunidad de educación, y empleos para las mujeres, así como la aparición de los métodos anticonceptivos, dio origen a un modo de relacionarse en pareja diferente que activo un cambio estructural en la pareja y por lo tanto en la dinámica de la relación. Las parejas se empezaron a integrar como iguales, y empezaron a desarrollar relaciones basadas en la búsqueda de intimidad y la expresión de los sentimientos. El objetivo en algunas de ellas no fue la procreación o el preservar las tradiciones heredadas de sus padres, aparecieron otras formas de convivencia y de estilos de vida. Las tradiciones se dan a través del tiempo y también pueden ser transformadas por las circunstancias como la globalización de la economía y su impacto en las parejas y las familias tradicionales, las cuales han cambiado y cambiaran mucho más. Lo anterior nos lleva a las situaciones donde el comportamiento esta basado en las necesidades individuales y no en los de la familia o la pareja.

Las nuevas parejas necesitan investigar y definir con más cuidado su contrato de pareja, el número de hijos, su estilo de vida etc. Si deciden un régimen conyugal de separación de bienes o Mancomunado, ambos tienen sus implicaciones en el corto y el mediano plazo, y simbolizan una serie de valores, maneras de entender y planear el futuro. La administración de los bienes y el establecimiento de un vínculo.

En la sociedad conyugal mancomunada se convierten en “socios” uno del otro y son poseedores por igual de todo el patrimonio que generen a partir del momento de haberse casado. Por otro lado esta el régimen de separación de bienes en el que se acuerda que cada uno será dueño de los bienes que estén a su nombre. Para cada pareja de acuerdo a sus circunstancias uno u otro será el mejor. Y deben reflexionarlo y decidirlo juntos. Las parejas funcionales se comunican y permiten la flexibilidad en los roles, además de que se pueden adaptar a las condiciones cambiantes de nuestra realidad y utilizar sus recursos internos para enfrentar los retos que la vida va poniendo a lo largo de su ciclo vital. En el régimen de bienes separados algunas parejas buscan una especie de seguridad ante la incertidumbre económica pues suponiendo que alguno de ellos le va mal en los negocios, su pareja tendrá asegurados sus bienes y patrimonio, esto podría proteger a los hijos para el futuro, ante posibles eventualidades.

En la sociedad por bienes mancomunados todo lo generado a partir del matrimonio será de los dos por partes iguales.

Si se enmarcara a cada uno de los regímenes podríamos decir que el de bienes separados es ideal para parejas de personas independientes en donde ambos trabajan y disfrutan de administrar sus cosas personales y su economía. La sociedad por bienes mancomunados será más adecuada para un matrimonio con estilos de trabajo en equipo y de administrar sus bienes en conjunto. Como la vida es cambiante y las condiciones de las parejas se modifican, es posible ante estas situaciones realizar cambios al contrato de pareja, y siempre deberán hacerse consultando a un experto. Las parejas funcionales utilizan las crisis como oportunidades de crecimiento, dialogo y transformación. Y esto lo logran por medio del dialogo y la confianza mutua. Ambos tienen un proyecto común el cual los mantiene unidos y con esperanza hacia el futuro.

En un mundo cambiante y altamente competido las familias y las parejas están flexibilizando sus roles y adaptándose a las nuevas circunstancias para poder sobrevivir, y lograr mantenerse unidas, los roles tradicionales se han modificado y con ello la elección del contrato de pareja.

Muchas rupturas en las parejas se originan por una falta de diferenciación de sus familias de origen, ocurre cuando alguno de ellos se empeña en reproducir las circunstancias de su familia y pretende que su pareja piense y actúe de acuerdo a las tradiciones personales, sin considerar las necesidades del otro, su herencia emocional y legados generacionales, la pareja funcional es aquella que desarrolla una identidad propia por medio del dialogo y la interacción , es influida por su pasado mas no es determinada en un patrón rígido y por lo tanto tiene libertad de elección. Esta libertad les permitirá elegir lo que a ellos les conviene de acuerdo sus circunstancias particulares y no en base a lo que determina la tradición.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Instituto de Investigación en Procesos de Desarrollo Humano

Victoria 2117 sur. Col. Las Rosas, 35090 Gómez Palacio, Durango

prodehum_laguna@yahoo.com.mx

Teléfono: (871)714-15-29