Patrones de Familia, ¿así soy o así me hicieron?

Múltiples conductas, creencias y estilos de vida se originan en el núcleo familiar y son los padres quienes enseñan a sus hijos con su ejemplo a incorporarlas como parte de la identidad y el modo de construir la realidad.






Las conductas que se mantienen como parte de una tradición familiar y que muchas veces determinan la identidad familiar son heredadas de una generación a otra por medio de la socialización en el núcleo familiar y se incorporan como la manera de ser, la manera de interaccionar con la sociedad y la forma de enfrentar los problemas que nos ofrece la vida. A esta serie de pautas las podemos denominar Comportamiento Transgeneracional. Los cuales son formas de comportamiento funcional o disfuncional que utilizan los integrantes de una familia para responder a las exigencias de la vida cotidiana y que pueden ser transmitidos por modelos educacionales, sistemas de valores y creencias a generaciones sucesivas. De esta forma se preserva la cultura y las tradiciones familiares.



La dinámica natural de cada familia a lo largo de su ciclo vital va determinando en cada uno de los integrantes roles que ayuden a mantener el equilibrio del sistema y permitan que este se despliegue a través del tiempo, cuando este es funcional su meta principal será permitir la individuación de cada uno de sus miembros y facilitar su independencia para continuar con la posibilidad de que la información generada sea integrada a otra familia y se continúe la evolución social. Cuando es disfuncional la tendencia será a limitar la individuación y bloquear la libertad de algunos de sus integrantes para ser autosuficientes y desarrollar una familia funcional.


En muchas ocasiones quedan cargas o deudas no resueltas en el plano emocional que son heredadas de abuelos, a padres y de estos a sus hijos, incluso desde los bisabuelos, y estas creencias o legados pueden ser limitantes para la interacción o la toma de decisiones en diferentes aéreas de la vida.


Por ejemplo en las familias muy numerosas, hace algunas generaciones, incluso aún en nuestro tiempo en forma encubierta se manifiesta, los padres elegían a alguna de sus hijas para que se quedara a cuidarlos en su vejes y esta persona no podía casarse, si iniciaba algún romance se veía como una traición a la familia y su consecuencia era la amenaza de ser expulsada del núcleo familiar o al confrontarla muchas veces en forma indirecta se activa la generación de sentimientos de culpa muy intensos los cuales sirven para sostener la lealtad a la familia. La culpa permite mantener a la familia junta sin embargo es una situación disfuncional que afecta a los implicados y genera resentimientos.


Existen pautas constructivas y destructivas y estas se transmiten de una generación a otra, y son causa de funcionalidad o disfuncionalidad en las familias. Estas determinan la manera en que la familia percibe las cosas. Se crean reglas implícitas en torno a temas que son prohibidos o se consideran fuera de los límites aceptables, como hablar de sexualidad, el aceptar la homosexualidad de uno de los hijos, de esta forma se evitan situaciones que están en la familia y todos saben sin embargo nadie las enfrenta abiertamente quedando como temas pendientes.


En la familia se enseña el rol de género, lo que es un hombre y una mujer, que se espera de cada uno, como se relacionan entre ellos, el nivel de aceptación y los límites sobre lo que se puede y no realizar. Esto lo aprendemos en la interacción con nuestros padres, observando cómo es la relación de una pareja, y en base a esto nuestra conducta queda marcada, estos aprendizajes tempranos y continuos van determinando la elección de nuestra pareja, el modo de interactuar con ella, la manera de construir una familia, las actitudes hacia los hombres y las mujeres, los roles que tendrán ante las diversas circunstancias de la vida. Y todos estos aprendizajes van construyendo una especie de mapa interno sobre el cual vamos consultando sobre el rumbo que nuestra vida llevara y la manera de interactuar. Podemos ver con claridad como la manera de ser o de pensar de alguno de los padres o abuelos va siendo adoptada por los hijos o nietos y como muchas de las situaciones no procesadas se repiten en las generaciones nuevas, algunos ejemplos son las conductas suicidas, los divorcios, el abuso físico, emocional y sexual, las adicciones, algunos tipos de infidelidad, entre muchas otras situaciones disfuncionales obedecen a pautas transgeneracionales. También podemos encontrar situaciones funcionales las cuales favorecen el crecimiento y desarrollo positivo de la familia, como las conductas donde se fortalecen la comunicación, la confianza, la individualidad, la intimidad, y la familia se asegura de que las tradiciones familiares tengan como centro estas fortalezas las cuales dan un sentido de orgullo y pertenencia a la familia y cuando se heredan, es decir se enseñan de una generación a la otra ,los hijos pueden mantener su integridad y sentirse congruentes al educar a sus hijos. Una de las dificultades que nuestra sociedad está viviendo tiene que ver con la perdida de la identidad y la transmisión de los valores familiares, de una generación a otra, para muchos jóvenes la familia no es tan importante porque han vivido una etapa de transición de la familia tradicional a la familia actual donde los roles son más flexibles y más frágiles. Donde la información sobre quienes somos, que se espera de nosotros, no solo proviene de los padres y abuelos, ahora lo aprendemos de los medios masivos de comunicación y de el cambiante entorno, ante esto las respuestas se buscan fuera de la familia, y algunas pautas sin explicárnoslo o saber sus orígenes simplemente la admitimos y forma parte de nuestro modo de ser, o la rechazamos y sin cuestionar su utilidad para nosotros o su utilidad en el contexto familiar la despreciamos. Mucho del vacío existencial que hoy en día experimentan una gran cantidad de personas tiene su origen en la dificultad de asimilar los legados familiares y la identidad cultural. El valor de la familia es fundamental para fortalecer el desarrollo de las comunidades y es aquí donde encontramos un profundo deterioro el cual está teniendo consecuencias que aún no alcanzamos a dimensionar y que compromete el desarrollo de las futuras generaciones.



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Instituto de Investigación en Procesos de Desarrollo Humano

Victoria 2117 sur. Col. Las Rosas, 35090 Gómez Palacio, Durango

prodehum_laguna@yahoo.com.mx

Teléfono: (871)714-15-29