Megalomanía - Delirios de Grandeza

“Frecuentemente encontramos en el diario convivir, personas que tienen ideas y conductas con matices parecidos a los delirios de grandeza, y que en el fondo lo que nos externan es un complejo de inferioridad y una psicopatología grave.”






Un delirio de grandeza es una distorsión del pensamiento en la que existe un núcleo psicótico y se considera como una manifestación sintomática que junto con otras conductas nos indicaría la presencia de una psicopatología grave. La megalomanía es una psicopatología que se caracteriza por la presencia de ideas delirantes de grandeza, poder, riqueza u omnipotencia., donde el sujeto aquejado por este padecimiento, tiende a distorsionar su realidad y ver su entorno lleno de situaciones inexistentes o a imaginarlas de una forma que el termina creyéndolas y reaccionando a ellas como si fueran su realidad. Este modo de actuar les sirve para mantener el control de una vida que seguramente está a punto de colapsarse, y además por medio de estas conductas logran manipular los sentimientos de quienes los rodean afectando profundamente a lo largo del tiempo a su familia y a su vida afectiva y laboral. Algunas de las características de estas personas que se reportan en las investigaciones clínicas son las siguientes; su conducta gira en torno a un gran complejo de inferioridad que se origina en la infancia como resultado de una dinámica familiar disfuncional, generalmente los padres tienen algún trastorno grave de la personalidad como narcisismo maligno o trastorno de personalidad fronterizo donde la gran dificultad para ser empáticos con las necesidades de este pequeño son evidentes, así que crecerán en un ambiente hostil, inestable, altamente agresivo y demandante, con poca tolerancia a la frustración, su autoimagen será moldeada por las necesidades sin límites de los padres y se le impondrá desde muy temprano el rol disfuncional de cubrir la satisfacción material y afectiva de alguno de sus padres y de no cubrirla será rechazado . Esta experiencia junto con otras, ira determinando una personalidad profundamente lastimada y que sobre compensara sus carencias ocultando esta sensación de inferioridad. Como reacción a este complejo de inferioridad surge en ellos un odio hacia todo lo que le recuerda su vida infantil rodeada de sufrimiento y rechazo, es decir evitaran y trataran de destruir en un inicio secretamente y posteriormente abiertamente todo lo que les parece inferior, y buscaran convertirse en alguien o algo superior para que el mundo los reconozca y acepte, De esta forma simbólicamente pretenderán amarse a sí mismos y lograr que los amen o bien hacer que los amen sin importar los medios o las formas. Para eliminar esta imagen inferior que los megalómanos tienen de sí mismos, tendrá que cambiar de identidad, por lo que es común que se apropie de las características de algún personaje histórico, religioso o famoso que sea sintónico con sus aspiraciones fantasiosas, buscara una figura carismática y poderosa con la cual se identifica. Muchos de ellos antes de deteriorarse como parte de su enfermedad, estudian con detalle las características, obras y personalidad de su nueva identidad, y en algunos casos se proclaman como una encarnación de estas figuras y se sienten invencibles y todo poderosos.


Se aman a sí mismos en forma visible y profunda ante los demás, sin embargo este amor por sí mismos en el fondo esconde el odio que él siente a su propio complejo de inferioridad el cual se empeñan en ocultar y negar. Estudian y cuidan su imagen, actitud y vestimenta para asegurarse que toda esta corresponda a un ser superior. Se sienten investidos de una misión especial y grandiosa para con la humanidad o al menos para la comunidad donde se desenvuelven.


Desarrollan extraordinarias capacidades de manipulación para poder convencer a las personas que les rodean sobre la autenticidad de su identidad y misión, esto es indispensable para que las personas puedan apoyar su proyecto y lograr su misión en el mundo predestinado a cambiar por ellos. Muchas veces logran desplegar su talento manipulador y convencen a la gente que se agrupa a su alrededor haciéndose amar, admirar y involucrar a los demás en su supuesta misión, logrando penetrar en la mente de sus seguidores y construir sectas de seguidores. De acuerdo a sus capacidades de manipulación y grado de inteligencia en no pocas veces logran convertirse en líderes políticos, figuras prominentes, líderes de sectas, acumulando así seguidores, adeptos, bienes materiales con los cuales justificaran su superioridad. Si revisamos la historia podemos encontrar personajes influyentes que al analizarlos encontramos la mayoría de las características mencionadas, como Adolf Hitler, Stalin, algunos emperadores Romanos, líderes de sectas religiosas muy conocidos recientemente y también algunos personajes de nuestra vida política actual, también algunos de los líderes de los países del medio oriente que son el centro de las noticias, corresponden a este perfil.


Este tipo de comportamientos aparecen en etapas tempranas del desarrollo y se sostienen como un rasgo de personalidad, algunas gentes se deterioran y su condición se agrava, otras se mantienen a un nivel relativamente estable sin embargo su credibilidad tarde o temprano se verá amenazada por su comportamiento inadecuado, su tendencia a vivir con la falsa creencia de ser superior a los demás, y con la gran dificultad para aceptar su problema de inseguridad y por lo tanto difícilmente harán algo para corregirlo. No son conscientes de la imagen falsa que tienen de sí mismos y que proyectan a los demás, actúan en base a creencias irracionales con el fin de esconder un defecto. No les importara la opinión de los demás ya que se creen poseedores de la última palabra y de la verdad suprema. Esta forma de pensar y actuar ha preservado a muchos líderes en el poder con el consecuente deterioro de sus comunidades y gentes que al seguirlos ciegamente han caído al abismo de su locura.


Cuando planteamos las posibilidades de algún tipo de tratamiento necesitamos considerar a la enfermedad como un proceso que puede tomar muchos años y que tiene sus orígenes en la estructuración de la personalidad durante la infancia y que además los síntomas pueden aparecer como reacción a las crisis de desarrollo y los cambios a los que estas personas se verán expuestos como parte normal de su vida. Recordemos que el núcleo central de la enfermedad tiene que ver con un sentimiento muy profundo de rechazo e inseguridad, así mismo esto generara una baja autoestima, por lo tanto en etapas tempranas del padecimiento el foco de atención del tratamiento será el fortalecer estas aéreas y trabajar con la dinámica familiar. Cuando aparecen ideas delirantes y síntomas severos de ansiedad será necesario acudir al uso de medicamentos anti psicóticos y ansiolíticos los cuales deberán ser manejados por un psiquiatra certificado. El tratamiento adecuado requerirá de un equipo multidisciplinario y un gran apoyo de la familia. El gran reto para esta será convencer a el enfermo de aceptar la ayuda y sostenerlo en su terapia.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Instituto de Investigación en Procesos de Desarrollo Humano

Victoria 2117 sur. Col. Las Rosas, 35090 Gómez Palacio, Durango

prodehum_laguna@yahoo.com.mx

Teléfono: (871)714-15-29