Infidelidad: Metáfora de Amor y Traición

La Infidelidad en la pareja es un síntoma de los problemas de la relación, es una llamada de atención, quienes no están dispuestos a escucharla se encuentran en un problema serio.


Amor y Traición son dos poderosos temas humanos, los cuales se dramatizan en las relaciones extramaritales. El impacto, su dinámica y el profundo contenido emocional que genera en los protagonistas y sus parejas o familiares son descritos en multitud de obras en la literatura, la historia y la religión a lo largo de la evolución del ser humano en las diferentes culturas. Estamos ante una situación que se ha presentado y se presenta en todos los grupos humanos de todas las culturas y épocas. El trabajo artístico, las historias modernas, los mitos, son presentados en el cine, la red y la televisión y otros medios masivos de comunicación, creando una serie de actitudes, estereotipos, y prejuicios sobre el tema. Al acercarnos a algunos de estos nos presentan las polaridades entre, grandes pasiones y secretos, amor profundo e ilusiones idílicas, dolor y castigo, y en algunos casos redención y sanación. En los menos la posibilidad de evolución de las parejas al aprender sobre su dinámica. Con todos estos dramas es explicable el porque en el presente como en el pasado la infidelidad captura el interés de la mayoría de las personas y de las parejas. La dinámica del amor y la traición se entrecruzan dando una visión fascinante sobre la interacción de las parejas.


Una infidelidad es un problema familiar, generalmente tiene relación con sentimientos de desilusión, coraje y vació La cultura probé el contexto, pero el significado especifico es aprendido en la familia de origen. La familia es el lugar donde tenemos y desarrollamos nuestros sentimientos de pertenencia. Una infidelidad despierta y estimula nuestro temor a ser abandonados, un sentimiento muy básico y primitivo que va ala esencia de nuestro ser, en un nivel simbólico, pone en riesgo nuestra integridad y la supervivencia afectiva. En culturas donde se arreglan los matrimonios por conveniencia política o económica, la infidelidad es la forma de construir un espacio para el desarrollo personal, no permitido en el contexto de esa relación fabricada por otros. A lo largo de la historia el rol social de hombres y mujeres ha sufrido modificaciones y por lo tanto la manera de elegir a las parejas, así como su dinámica a lo largo del ciclo vital. Al tener situaciones de mas igualdad y seguridad en el trabajo, propiciados por los movimientos feministas y los logros en materia sexual por los anticonceptivos y la cada vez mayor información disponible, la dinámica de las parejas ha sufrido un sin numero de modificaciones. El rol femenino demanda una actitud menos dependiente y más expresión de necesidades y sentimientos, lo que posibilita que las mujeres sean mas activas y busquen llenar sus necesidades afectivas. Esto explica el porque el numero de mujeres casadas, involucradas en situaciones de infidelidad esta en aumento. La infidelidad no es motivada totalmente por necesidades sexuales. Son la esperanza de amor y aceptación lo que motiva a las personas ha involucrarse en esta situación. Las infidelidades difieren enormemente unas de otras, y su significado es muy variado, algunas tienen que ver con la intimidad, otras con la evitación del conflicto, en otros casos estamos ante la búsqueda de terminación de una relación estancada y sin sentido, también encontramos problemas de adicción sexual como generadores de conductas repetitivas y sin posibilidades de terminar. Cada una de estas variables nos enfrenta a diferentes escenarios y pronósticos en el desenlace final de la relación. La infidelidad es un síntoma de los problemas de la relación de pareja, y ambos son responsables del síntoma, así como la búsqueda de solución necesariamente involucrara a los dos.

Una infidelidad para ser considerada como tal deberá contener los siguientes elementos centrales.

1- Implica un involucramiento sexual con otra persona diferente al cónyuge.

2- Es mantenido en secreto u oculto al compañero.

3- Es extramarital, sexual, secreto, y ocurre algún nivel de involucramiento afectivo, es decir se establece una relación.


El aspecto más amenazante no es la infidelidad en si misma, sino los sentimientos de traición, desamparo, coraje, impotencia y otros, que se despiertan ante esta situación. En las parejas cuando se combinan los sentimientos de traición y resentimiento, producirán una situación altamente explosiva y peligrosa para la estabilidad de la pareja. La vida se basa en miles de premisas que un solo individuo no puede seguir y verificar… así que las toma como situaciones de fe, y aprende a depositar su confianza en las personas que le rodean, un niño pequeño aprende a confiar en sus padres para sobrevivir y asegurar la satisfacción de sus necesidades, desarrolla la confianza básica como parte de su estructura de personalidad y la vida se mantiene al sostenerse la estabilidad en su entorno. La vida moderna esta basada en la honestidad y confianza en el otro, si las personas mas cercanas y en quienes depositamos nuestros mas íntimos afectos mienten, entonces surge el cuestionamiento existencial de ¿en quien puedo confiar?, a partir de esta desilusión la vida se transforma en un caos. Ya nada ni nadie será confiable y depositar nuestro amor en alguien o en algo estará matizado por esta desconfianza lastimada.


Las Investigaciones sugieren que algunos factores de predicción para una posible conducta infiel son los siguientes:

En la mujer: insatisfacción marital y pobre comunicación con su pareja, búsqueda de nuevas experiencias en situaciones de crisis emocionales o existenciales.

En el hombre: actitudes, creencias y valores, en menor medida la insatisfacción marital.

La infidelidad es más fácil de desarrollarse en las siguientes fases del matrimonio:

- Al inicio de la relación cuando las parejas se encuentran estructurando aspectos de compromiso e intimidad, esto tiene que ver con la consolidación del contrato.

- Cuando el primer o segundo hijo nace y la maternidad se convierte en el principal foco de atención de la esposa.

- Cuando los hijos entran a la adolescencia y se produce un replanteamiento de la identidad de la familia.

- Al irse haciendo claro que no importa lo que el compañero haga, el otro no va a transformarse en la imagen idealizada de su pareja (fase de desidealización).


Además de lo anterior es necesario tomar en cuenta algunas variables que determinaran el tipo de infidelidad y su momento de aparición en el matrimonio, estas son: la infancia que tanto fue atendido, sobreprotegido, inseguro, proveniente de una familia disfuncional o una donde se fomentaron los valores de machismo y actitudes inadecuadas hacia la propia sexualidad o el rol de genero. Otro factor es la elección de la pareja, al moverse a través del ciclo vital pueden llegar a ser incompatibles por diversas situaciones. El sentimiento de menosprecio y la monotonía, un matrimonio altamente rutinario y aburrido es más susceptible en momentos de crisis a sufrir una situación de infidelidad. La vida sexual deficiente, aunque no es el único factor si es muy importante. El que ella o el no satisfagan al otro o no deseen compartir algunas fantasías sexuales, les crea un sentimiento de enojo y venganza. Un factor también muy importante y frecuente es la intervención de las familias de origen en la vida intima de la pareja, lo cual esta relacionado con el grado de dependencia emocional de cada uno de los cónyuges. Miedo a perder la libertad e inconformidad con lo que se tiene en lo económico, social o emocional. Y finalmente cuando la pareja lo permite por conveniencia y miedo a enfrentar el proceso de cambio que implica la intimidad.


Algunas de las conductas que se asocian con una infidelidad son: en el hombre, la comunicación es casi nula y a el parece no importarle, no comenta sobre como le va en el trabajo o como se siente, recibe llamadas misteriosas, no vuelve a casa a la hora de costumbre, se viste con mas cuidado y se preocupa de su aspecto físico, cambia de estilo de peinado, o de estilo de vestimenta, inicia rutinas de ejercicio para verse mejor, repentinamente sus gustos cambian en música, temas de conversación y filosofía de vida. No quiere tener sexo con su esposa, se enoja muchísimo cuando se le insinúa que puede tener a alguien más. Gasta bastante dinero injustificadamente. Inventa motivos para estar menos tiempo en casa. En la mujer: Muestra una alegría inmotivada en medio de la rutina. Es sarcástica con lo que ocurre alrededor de la relación y con su pareja. Indiferencia ante el fracaso de la relación. Perdida de apetito sexual y evitación continúa de acercamientos físicos con su pareja. Se interesa más de lo común por lucir atractiva cuando sale con amigas. Se retrasa constantemente en el trabajo.


El descubrimiento de la infidelidad precipita una crisis en el matrimonio, es una llamada de atención para aquellos dispuestos a escucharla, aquellos que no desea hacerlo se encuentran en un problema serio, son incapaces de poner atención a sus propios sentimientos.


La conducta de la pareja se puede entender en seis etapas como parte de un ciclo el cual facilita la intervención terapéutica, por un profesional especializado en Psicoterapia de Parejas.

1- Creación de un clima en el cual la conducta infiel puede germinar.

2- La infidelidad en si. (Colusión al ignorar la situación)

3- Revelación de la infidelidad.

4- Crisis en el matrimonio.

5- Decisión de analizar y aprender sobre la situación, esto se denomina fase de reconstrucción.

6- Después de un largo recorrido en un proceso terapéutico de pareja, la etapa final es el perdón y de ser posible la elaboración de un nuevo contrato de pareja.


El contexto en que se debe examinar esta situación requiere valorar la familia actual y la familia de origen. Un pensamiento Dinámico - Sistémico nos puede ayudar a tener una visión mas clara sobre el panorama en el que se esta presentando la conducta infiel. También se deben considerar los elementos de tipo Existencial, y esta visión global nos permite un plan de tratamiento mas completo y preciso.


El papel del terapeuta es el de ayudar a la pareja ha tener una idea clara de lo que esta viviendo. El proceso debe ser honesto. Aspectos de traición, no pueden ser manejados con secretos y futuras traiciones. Una actitud abierta, empática, sin juicios moralistas, facilitara la creación de un espacio en el que la pareja se permita un nuevo encuentro.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes