Viajes en Familia

La vida es un viaje maravilloso en donde nuestros compañeros son aquellas personas que tenemos a nuestro alrededor para enseñarnos a disfrutar cada instante, cada situación nueva.

La experiencia de viajar en familia puede ser altamente placentera y dejar recuerdos imborrables en la mente de las personas, también pueden convertirse en experiencias negativas y de gran angustia para los involucrados, sobre todo cuando los padres no saben planear en función de las necesidades de sus hijos y de las circunstancias económicas y sociales.


“Los viajes ilustran”, esta frase que usamos con frecuencia, nos comparte una gran verdad, las personas que hemos tenido la oportunidad de viajar en compañía de nuestras familias podemos apreciar la cantidad de recuerdos, experiencias y aprendizajes que nos ofrecen estos momentos tan especiales. Para un niño, al igual que para un adolescente y un adulto tener la oportunidad de conocer otras costumbres, otras culturas, otras realidades ayuda enormemente a la expansión de la conciencia, y al desarrollo personal en todas las áreas.


La planeación de un viaje en familia es una oportunidad para involucrar a los niños en la toma de conciencia y en el aprendizaje de cómo realizar una actividad en familia, si les permitimos apoyar en la planeación tomando en cuenta su edad y necesidades particulares, el viaje iniciara unas semanas antes al ir generando expectación, involucrarlos en la búsqueda de información, actividades y lugares de interés. Mostrarles un mapa para explicarles cómo llegar a ese lugar, el tiempo de estancia y las actividades que podrán realizar, podrán activar su entusiasmo. Además el proceso de ir haciendo las maletas e ir preparando el medio de transporte, aportan experiencias que en un futuro serán de utilidad para la asimilación de la importancia de planear y organizar las actividades, los niños aprenden y valoran la capacidad de organización y efectividad para materializar proyectos de sus padres y esto quedara como un recuerdo importante en la memoria de los hijos. Es común que algunas familias planean ir a cierto lugar y pasar varios días de vacaciones, sin embargo al no organizar con tiempo y realismo, todo el proyecto se ve afectado y en ocasiones no se puede realizar, esto afecta a los hijos porque aprenden que lo que sus padres ofrecen no es real o no es posible por situaciones que tal vez no comprenden del todo, al pasar el tiempo lo entenderán y cuestionaran la disfunción familiar. Por el contrario cuando los padres ofrecen una experiencia y la cumplen, para los hijos el sentido de continuidad y credibilidad se mantiene intacto y esto definitivamente fortalece los vínculos en la familia.


Durante los viajes se produce un encuentro que difícilmente se da durante la época escolar entre padres e hijos, la oportunidad para estar juntos es mayor y el ambiente si fue adecuadamente planeado será mas relajado y flexible, lo que favorecerá una nueva forma de relación entre la familia. El estar juntos en otra cultura, otro país, o simplemente otro entorno diferente del medio cotidiano ayuda a favorecer la cohesión de las familias y esto fortalece la integración. Los hijos adolescentes son una oportunidad muy especial y también un reto para la planeación y realización de un viaje en familia.


Viajar con adolescentes conlleva, así mismo, mas de una complicación: discuten, tienen cambios de humor, ven a sus padres como personas con las que no pueden divertirse... Necesitaremos mucha paciencia e integrar, de la mejor forma posible, la necesidad de tiempo que tienen nuestros adolescentes con las actividades que pueden realizar toda la familia, hacerle comprender que el viaje le dará pie a conocer muchas cosas (que después podrá contar a sus amigos); intentaremos que participen en la elaboración del viaje, buscando actividades a realizar con la familia o en solitario (no en vano, nuestra generación de adolescentes maneja las nuevas tecnologías como verdaderos profesionales), y permitiremos que se lleve algo para el esparcimiento personal.


Cada viaje es único y vivir la oportunidad de aprender de nuestros hijos y darles la oportunidad de que ellos también aprendan de nosotros mientras juntos exploramos nuevas experiencias, y contemplamos lo maravilloso y fascinante que es el mundo que nos rodea.


Para muchas familias los viajes son formas de celebración y momentos de lograr intimidad, lo mas trascendente no es en si el lugar o lo lujoso del viaje, es la interacción de la familia y la experiencia del proceso a través del cual una familia sale de viaje y en un momento de silencio al contemplar con admiración la naturaleza que les rodea, se sienten unidos y profundamente agradecidos de estar juntos y vivir esa experiencia, la cual quedara en sus memorias por siempre.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo